Barcelona, 35 Años

Verano 2014

Siempre tuve curiosidad en cómo seria hacer un voluntariado, si seria capaz!? Pues bien ahora ya tengo la respuesta, he sido capaz!! En la sociedad en la que vivimos, oímos, leemos y escuchamos miles de noticias relacionadas con un mundo subdesarrollado y otras miles sobre la otra mitad intentando ayudarlos. Puedo aportar mi granito de arena? Se me presentó la oportunidad gracias a la asociación Alblamoving y pensé que si no lo hacia entonces no lo haría nunca.

Ha sido una experiencia que seguro nunca olvidaré, me siento afortunada de haber tenido la oportunidad de realizarla. No ha sido fácil, la adaptación a esa realidad es un proceso que se hace eterno y duro, sobretodo porque parecerá extraño, pero no le di mucha importancia en la preparación del viaje. Por mucho que te cuenten, hasta que no lo experimentas in situ no hay palabras para describirlo. Burkina Faso, es uno de los países más pobres del mundo. Toda ayuda es poca. En mi caso, colaboré con 3 asociaciones. Con un orfanato de niños por las mañanas (Associatione pour la protection des enfants en danger) donde nos dedicamos a establecer una rutina diaria, haciendo un poco de todo y sobretodo muchas sopas de letras que les encanta, juegos, calculo, bailes y canciones. Las tardes las dedicaba a las mujeres de las asociaciones Saramaya Lolo y Climat d’Or. Más del 40% de la población es analfabeta y la mayoría son mujeres. Las mujeres tienen un rol determinado en la sociedad burkinabé que es encargarse de los niños y tareas del hogar, pero cada vez hay más mujeres con inquietud por aprender. Aprender el abecedario y los números ocupó la mayoria de nuestro tiempo con el objetivo de poder escribir y leer una pequeña presentación, reto cumplido!

Todos los días he estado muy bien cuidada gracias a mi amigo Baba, quien se encargaba de que todo saliera bien, merci Baba! Otra parte del voluntariado, es el dia a dia de esa realidad con sus cosas buenas y limitaciones, como en todos los lados supongo! La gente es muy humilde pero muy acogedora y amigable, como ellos dicen “no tenemos mucho pero sabemos dar mucho en lo que no se refiere a bienes”.

No puedo despedirme sin antes agradecer una vez más a Alblamoving!!! Una experiencia inolvidable, animando a realizar un voluntariado a todos aquellos que se sientan en situación similar, vale la pena desde luego !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *